El Águila de Sangre o Águila Sangrienta

Imagen de lo que habría sido el Águila de Sangre
Imagen de lo que habría sido el Águila de Sangre

Bajo el epítome Águila de Sangre o Águila Sangrienta se escribe uno de los capítulos más morbosos, escabrosos y siniestros de la historia de los vikingos. Ejecución, tortura, sadismo y venganza, sin embargo, ¿es cierta esta parte de su historia?

El  Águila de Sangre era un método de tortura y ejecución que se menciona en algunas sagas nórdicas, especialmente en las Islandesas, consistente en practicar una o dos incisiones en la espalda de la víctima viva, a lo largo de la columna vertebral o a los lados de ésta, para partir y sacar las costillas y extraer a través del orificio los pulmones, que quedarían colgando en la espalda, como unas alas sangrantes. Algunas versiones hablan de esculpir a machete unas alas en la carne viva de los torturados, otras van hasta el extremo de aseverar que la forma de las alas se formaba con los propios intestinos de la víctima. Algunos también aseguran que las heridas se cubrían con sal.

Algunas víctimas de esta tortura las encontramos en sagas como la Saga Orkneyinga, la Norna-Gests þáttr, Knútsdrápa o en la conocidísima –e importantísima para los historiadores– Crónica Anglosajona y algunas de sus víctimas fueron Edmundo el Mártir rey de Anglia Oriental, Halfdan Hárfagri de Harald I de Noruega, Máel Gualae, rey de Munster, el arzobispo Aelfheah de Canterbury o el también conocidísimo rey Aella de Northumbria.

Sin embargo, y detrás de todo este halo de morbosidad y crueldad que ha cautivado a más de uno y a más de dos, existen serias dudas. ¿Qué pensaríais si os dijese que, más que probablemente, el Águila de Sangre es otro de los tantos mitos que giran alrededor de los vikingos?

Vamos a deshacer el ovillo del mito.

Desde hace unos años la autenticidad y veracidad de esta práctica ha sido muy cuestionada por historiadores y por expertos lingüistas y – pese a que la facción que sigue creyendo que se trata de un hecho histórico real en contestación a los cristianos por parte de los vikingos es fuerte – la facción que apuesta por la ficción en las Sagas Islandesas y las malinterpretaciones lingüísticas crece con fuerza y, sobre todo, con peso y rigor histórico.

Para comenzar, a día de hoy no existen evidencias arqueológicas de ningún tipo – ni siquiera en las tumbas halladas con sacrificios humanos – que sustenten de forma tangible el uso o práctica del Águila de Sangre. Todo lo que tenemos sobre esta tortura proviene de las Sagas que, como bien sabemos, se trata de textos escritos por los nórdicos mucho tiempo después del fin de la Era Vikinga, cuando Escandinavia e Islandia eran ya cristianas, especialmente entre los siglos XII – XIII. Además, la gran mayoría de las Sagas – por no decir todas – beben de la tradición oral procedente de la Era Vikinga, que pasó durante siglos de boca en boca y que, principalmente, lo que buscaba era el ensalce de las figuras heroicas del ideario escandinavo. Es decir, mitos y leyendas con cierta base histórica o real.

Las dos fuentes escritas más importantes que contienen el uso del Águila de Sangre son dos y una deriva de la otra; en primer lugar, la Crónica Anglosajona del año 867 con la supuesta muerte del rey Aella de Northumbria a manos de Ivar el Deshuesado quien le practicó esta tortura y, la segunda, la saga nórdica Knútsgrápa, escrita en algún momento entre el año 1020 y el año 1038 que no es sino la versión nórdica de la muerte del rey northumbrio.

La leyenda que nos ha llegado hasta hoy en día, cargada de heroicidad y epicidad cuenta como Aella acabó con el rey vikingo semilegendario Ragnar Lodbrok al arrojarlo a un pozo lleno de serpientes venenosas, negándole así de forma vil el honor de morir en combate y, por lo tanto, de entrar en el Valhalla. Esto provocó la ira de los hijos de Ragnar quienes, a finales del siglo IX, izarían velas con el Gran Ejército Danés rumbo a Inglaterra donde Ivar Sin Huesos o el Deshuesado vengaría la muerte de su padre asesinando a Aella practicándole la atroz Águila de Sangre.

La Crónica Anglosajona, sin embargo, es sustancialmente distinta; en ella la muerte del rey northumbrio es igualmente cruel, no obstante, lo que nos dice es que el cuerpo del rey, una vez muerto a manos de los hombres del norte, fue abandonado y arrojado en el bosque, utilizando la metáfora “dejado como pasto para las águilas”, donde águilas podían haber sido cuervos, buitres o cualquier otro animal carroñero.

Y de aquí, al mito. ¿Cómo se acabó ideando una tortura tan escalofriante como el Águila de Sangre? Sobradamente conocido es el hecho de que los poetas escandinavos, los llamados escaldos, solían utilizar figuras literarias muy rebuscadas e ingeniosas, llamadas “kennings” y que significaban, literalmente, “agudezas” o metáforas que servían para ensalzar y adornar hechos banales o poco atractivos por sí mismos, cotidianos o mundanos. Esta forma de narrar era conocida por los vikingos, quienes conocían estas figuras y sus significados, sin embargo, con el tiempo, las historias perduraron y pasaron de generación en generación y de boca en boca, los vikingos dejaron de ser vikingos, se cristianizaron y olvidaron sus raíces poéticas y el arte de la escáldica olvidando, a su vez, los significados de estas metáforas que perduraron en el tiempo sin ser comprendidas o que se tomaron a pies juntillas. Transcripciones, traducciones, malinterpretaciones – intencionadas o no – derivaron a la postre en un mito que, por lo que los análisis históricos nos muestran, tiene muy pocos visos de ser real. El mito creció y se propagó y poco tiempo después los poetas – y todos quienes los leían – dieron por sentado que el Águila de Sangre era una práctica habitual de los vikingos para con sus enemigos, una forma de advertencia que encumbraba la magnitud del carácter bélico y vengativo de los vikingos.

800px-Sacrificial_scene_on_Hammars_(II)
Piedra rúnica Stora Hammars I hallada en Gotland (Suecia).

Algunos historiadores han querido ver en la piedra rúnica Stora Hammars I hallada en Gotland (Suecia) la imagen de un Águila de Sangre en proceso; en la piedra podemos ver a un hombre boca abajo y a otro hombre sobre él con algún tipo de objeto punzante en sus manos que, presumiblemente, podría haber utilizado sobre su espalda. En la misma piedra, justo encima, se puede observar un Valknut – símbolo de Odín – y lo que algunos han querido ver como dos águilas. Lo cierto es que se trata de dos pájaros que, teniendo en cuenta el significado del Valknut relacionado con Odín, más podrían ser sus cuervos, Hugin y Munin. Estos historiadores han entendido esta escena como un Águila de Sangre, animados por una expresión en nórdico antiguo, blóthorn blóðörn, que podría haberse traducido por Águila de Sangre y que se habría vinculado a sacrificios humanos en honor a Odín. Sin embargo, sabemos que los vikingos aunque sí sacrificaban humanos, no tenían por norma torturarlos antes, los sacrificios eran limpios y, generalmente, se practicaban con esclavos. Visto desde la óptica de las Sagas, el significado que desprende esta práctica del Águila de Sangre es, claramente, una tortura a un primer enemigo tan fuerte de los vikingos y contra el que tenían tanta rabia y ansia de vengaza como fue Aella de Northumbria, de cuya historia derivaron el resto y que, más que probablemente, sea el fruto de una malinterpretación o una mala traducción. Lo que nos queda por saber es si fue intencionada, o no.

Bibliografía

  • FRANK, Roberta. «Viking Atrocity and Skaldic Verse: The Rite of the Blood-Eagle». The English Historical Review. Vol. 99, No. 391, April 1984
  • GRIFFITH, Paddy. Los vikingos el terror de Europa. Ariel, Madrid, 2013.
  • HARRISON-GERRY, Mark. Viking Hersir 793-1066 d.C. Osprey publishing, Westminster, 1993.
¿Te ha gustado? Apoya a The Valkyrie's Vigil en Patreon

18 comentarios en “El Águila de Sangre o Águila Sangrienta”

  1. Pues fíjate que siempre he pensado que esa piedra grabada representaba el momento en que Odín ata a Loki en la piedra con los intestinos de su hijo en castigo por todos los desmanes cometidos por el gigante, entre los que se cuentan el asesinato de Baldr. Siempre he pensado que quien está de pie junto a la roca es Odín, por el Valknut y los dos cuervos grabados junto a él, ya que esta es una de las formas que tenían de representar siempre al dios. Otra cosa que me hizo pensar que se trataba del dios es verlo representado con su lanza. Por eso pensé siempre que era esta escena de la mitología que se describe con detalle en las eddas.

    1. Y probablemente lo sea, a mi entender – teniendo en cuenta que el Águila de Sangre no fue una práctica real como he intentado explicar en el artículo – es muy poco probable que esta escena sea eso. Yo también veo que los tiros van por donde tú comentas, me cuadra muchísimo más 🙂

      1. Hacendado del Verbo

        una pregunta: ¿ Es correcto el dato de que pescadores vascos de bacalao eran apresados por los vikingos y desollados vivos atados en las rocas?

    2. En muchas culturas indoeuropeas, a los córvidos y vultúridos se les atribuye un carácter psicopompo, el de transportar las almas al más allá. En la mitología celta gaélica, la diosa Morrigan adoptaba forma de corneja para picotear los cadáveres de los caídos en combate. Una función muy similar a las valkirias escandinavas. Según Eliano y Silio Itálico los celtohispanos dejaban los cuerpos de los caídos en combate a los buitres para que llevaran sus almas al más allá. Las semejanzas entre estelas funerarias celtas de todo el arco atlántico y las de Gotland han sido señaladas por muchos investigadores. Dado que se trata de una lápida para honrar la memoria del difunto, lo lógico es que las escenas que muestran la estela estén relacionadas con él. En otras estelas de Gotland, como la de Ardre VIII, se aprecia cómo el fallecido es recibido por Odín sobre Sleipnir en el Valhalla, y a una valkiria ofreciéndole un cuerno de hidromiel.

    1. Totalmente, muchos de esos «mitos» que hoy en día tenemos alrededor de los vikingos (sobre todo los que nos cuentan lo bárbaros, salvajes, analfabeto, y demás, que eran) son obra del intento de «barbarizarlos» por parte de aquellos que los tuvieron que sufirir (árabes, bizantinos y, sobre todo, cristianos). A mí lo que me sorprende del Águila de Sangre es que parece ser que fueron los propios escandinavos (los de unos siglos después, con las Sagas) los que intentaron crear el mito si nos acogemos a que fue una mala traducción intencionada. ¿Para intentar crear un aspecto más fiero de ellos? Tal vez.
      Gracias por tus comentarios, es un placer poder debatir por aquí 😀

  2. Quizá para demonizar el paganismo. Ten en cuenta que fue creado en la época de mayor fervor religioso, en una época entre la cruzada cátara y la caída de los templarios. A los enemigos de la Iglesia se les acusaba de todo tipo de atrocidades, fueran o no ciertas, basándose muchas veces en elucubraciones muy fortuitas :).
    Y gracias a ti por darme la oportunidad de hablar con una experta de un tema que me apasiona 🙂

  3. Te sorprenderias la cantidad de instrumentos de tortura que hay, como el » toro de Falaris «, una tortura griega, que creo que lo estrenaron metiendo en este aparato al que lo diseñó

    1. Muy buenas,
      Nadie ha dicho que los vikingos no fuesen brutales, igual que brutales fuesen otros pueblos anteriores, contemporáneos y posteriores a ellos. Cuando atacas algo, como bien dices, no lo haces por las buenas, tiene un coste y unas consecuencias y tenemos crónicas cristianas llenas de lo que hicieron los vikingos.
      Lo que el artículo que he escrito dice – con mucha investigación y contrastación detrás de él – es que ésa práctica en particular del Águila de Sangre es más que probable que sea un mito, de hecho, la mayoría de análisis lingüísticos, arqueológicos e históricos apuntan al mito y no a la realidad.
      También nosotros dedebemos tener en cuenta que, cuanto más estudiemos a los vikingos (que han sido idealizados, mitificados, maltratrados y mucho más históricamente hablando) más cosas que creíamos que eran ciertas descubriremos que no lo son, igual que conoceremos cosas nuevas.
      En este caso, en mi blog particular y en mi proyecto, no encontrarás absolutamente nada que no esté totalmente investigado y contrastado, es mi trabajo y es para lo que he estudiado muchísimos años, si no estuviese segura de lo que digo, no lo diría 🙂
      ¡Un saludo!

      1. No te discuto lo que me dices sobre tu trabajo, pero a mí no me extrañaría que fueran capaces de hacer dicha tortura, de hecho hay algo muy parecido hoy en día, prácticado creo por los cárteles sudamericanos, y es la » corbata colombiana «. Te cogen, te hace una herida importante en el cuello (yo diría que degollación o casi) y por ahí te sacan la lengua, de manera que parece una corbata. Yo he visto lo que hacen los cárteles mexicanos, y he leido varios casos de torturas de pasado, ya sea locales o de fuera, y por eso te digo que a mí semejante tortura vikinga no me extrañaría. Conozca otra, no sé si la practicaban los persas o los sumerios, en la que metian al condenado en una especie de caja, dónde estaba de pie, y al hacerse sus necesidades ahíy no poder salir, moría de una horrible infección. No pongo más detalles porque es realmente asqueroso
        Por eso te digo que cuando tú ves las bestialidades de la que ha sido capaz la Humanidad (Vlad » el empalador «, la conquista de América, el nazismo, la guerra de los 100 años, etc etc) hay cosas que no te extrañan

        1. En ese sentido sí, claro que me imagino a los vikingos capaces de eso, y de mucho más. Las guerras y las venganzas no traen ramos de flores detrás, como bien dices. Simplemente puntualizo que en este caso particular del Águila de Sangre, parece que ha sido más un mito que una realidad, sin embargo, más que probablemente se practicaron torturas. De hecho, la arqueología funeraria en los últimos años ha mostrado tumbas con cuerpos cuyos huesos habrían sufrido un nivel de brutalidad realmente significativo, tanto huesos vikingos como, por ejemplo, huesos sajones. Lo que quiere decir que, por ejemplo, en Inglaterra esa brutalidad habría sido recíproca.
          Lamentablemente no dudo de la brutalidad del ser humano, sería negar algo evidente, desde la Prehistoria hasta la guerra más actual.

  4. Pingback: Ciclo sobre Mitos Vikingos (I). Lo que siempre creíste que era cierto… pero no lo es. | The Valkyrie's Vigil

  5. Pingback: Ciclo jugando al “Quién es Quién” con los personajes de la Serie Vikings (III): | The Valkyrie's Vigil

  6. Teniendo en cuenta que en la ilustrada Europa de finales del siglo XX se sacaban los ojos con con una cuchara a gente inofensiva e indefensa para hacerte con las tierras de tu vecino cualquier barbaridad que se cometiera en la Alta Edad Media no me sorprendería lo más mínimo.

  7. Pingback: Segunda Temporada serie Vikings – Capítulo 7: Blood Eagle. | The Valkyrie's Vigil

  8. Pingback: El Legado de los Vikingos: Música (III) – Amon Amarth | The Valkyrie's Vigil

  9. En primero lugar, perdón por mi castellano, que nos es mi primera lengua, así que hay cosas pueden sonar un poco extrañas. Bueno, en mi opinión, el Águila de Sangre, para algo que, como han dicho, fue creado por los poetas ya en la era Cristiana, parece más triunfal que barbárico. Como un estudiante de literatura y cultura, sé que culturas diferentes, viven y encaran las mismas cosas de formas distintas. Aunque se habían convertido al Cristianismo, la historia, la cultura y identidad de la gente quedaba de buena memoria (fue cristianizada), contrario de la religión. Varias sagas hablan de la practica, y hay que analizarlo con cuidado. Yo puedo aceptar el águila de sangre como una practica real, pero solo las partes comunes entre las varias descripciones, sabiendo que las diferencias, pueden ser algo que aquellos que las han practicado decidieron añadir, o un embelesamiento de los poetas. Entonces, quizás los vikingos tenían una práctica basada en el águila de sangre.

  10. Opino como vosotros: torturas las ha habido siempre, y las seguirá habiendo, es algo inherente al ser humano. Pero en lo que se refiere al Águila de sangre no estoy de acuerdo en que se llevara a cabo tal como se cuenta. Si que creo que los vikingos tendrían sus formas de tortura, como las tienen hoy en día todos los cuerpos y fuerzas de seguridad de todos los países del mundo. En lo que no estoy de acuerdo es en la viabilidad física, o médica de llevar a cabo esa tortura, sin que la víctima no muriese antes de que le sacaran los pulmones. Creo que antes de que llegaran tan siquiera a vislumbrar los pulmones, la víctima habría muerto hacia rato. Por tanto si hubo algo de esto debió ser un ritual o ceremonia que se le haría a cadáveres de los ajusticiados, o de los muertos enemigos, y tampoco debía de ser una práctica muy común, ya que de serlo así habrían quedado pruebas más claras de este macabro ritual.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba